Categorías
Sin categoría

¿Quién se quedará con la Superliga, River o Boca?

De las nueve anteriores, en resumen, ocho fueron por puntos y una en una final: el 1-0 de Boca en el Nacional 1976, que era el único cruce definitorio directo hasta la Copa Libertadores 2018.
Y de esas, seis veces quedó el título para el «Xeneize»: en el bicampeonato 1943-44, en 1962, en 1965, la final del Nacional 1976, y al Apertura 1992.

Al margen de cómo lleguen futbolísticamente, River, que aventaja por un punto a Boca a una fecha del final de la Superliga, tiene a su favor los datos estadísticos históricos, porque siempre el que llegó adelante en la tabla de posiciones festejó el título.

Así, los dos equipos más emblemáticos del fútbol argentino definirán en la última jornada -River en Tucumán con Atlético y Boca en su casa ante Gimnasia y Esgrima La Plata- quién se quedará con la gloria por décima vez desde 1913.

Mientras que otras tres fueron para el «Millonario», con la más resonante en el Nacional 1969, cuando dio la vuelta en La Bombonera con el empate 2-2, sumado al Apertura 1997 y el Clausura 2004

River Plate, que depende de sí mismo para ganar la Superliga Argentina de Fútbol por primera vez, buscará hoy ante Atlético Tucumán la victoria que le permita quedarse con el torneo que pelea palmo a palmo con Boca Juniors, su escolta, que a la misma hora estará recibiendo al Gimnasia y esgrima La Plata conducido por Diego Maradona.
El partido correspondiente a la fecha 23, la última del campeonato, se jugará en el estadio José Fierro de Tucumán desde las 21, será controlado por Patricio Loustau y televisado por TNT Sports.
En tanto, Boca y Gimnasia jugarán en La Bombonera a partir de las 21, tendrán arbitraje de Facundo Tello y serán televisados por Fox Sports Premium.
El equipo de Marcelo Gallardo lidera la Superliga con 46 puntos, con la ventaja de una unidad sobre Boca (45). Con el triunfo en Tucumán se adjudicará el certamen, el trofeo que el Muñeco no conquistó aún en su exitosa gestión. Un empate o una derrota del Millonario le abrirá la puerta a Boca, que si en ese caso gana su partido se quedará con el título. Una caída de River y un empate de Boca llevaría la definición a un desempate superclásico.

En Tucumán.
River jugará con su formación ideal luego de una semana convulsionada con el empate en el Monumental ante Defensa y Justicia y la derrota por goleada en el debut de la Copa Libertadores, con equipo alternativo, ante Liga de Quito en Ecuador.
Gallardo, quien por un cuadro de anginas se ausentó en tres entrenamientos, realizará un solo cambio con el regreso del colombiano Rafael Borré (cumplió una fecha de suspensión) por Ignacio Scocco. Borré es el goleador del campeonato con 12 tantos y una pieza fundamental en ataque por su despliegue para la presión a la defensa rival.
River, que ayer fue despedido por una multitud en un banderazo, viajó con el plantel completo a Tucumán para lograr su primer gran objetivo del año. Lo respalda su racha como visitante, la mejor de todos en la Superliga con nueve triunfos y dos empates.
Atlético Tucumán, fuera de la zona de clasificación a las copas, intentará que River no festeje en su casa y recuperarse de golpes consecutivos.
El equipo de Ricardo Zielinski, el mismo entrenador que guió el ascenso de Belgrano de Córdoba en la promoción ante River y lo eliminó con este plantel en la Copa de la Superliga pasada, no se clasificó a la Copa Libertadores y viene de perder con Gimnasia en La Plata.
El duelo entre Atlético y River será solo con público local. Mario Leito, el presidente de Atlético, descartó la venta de entradas a «neutrales» y restó importancia a un pasacalle con mensaje amenazante dirigido a la dirigencia.

En La Bombonera.
Boca intentará hacer en su casa la parte del trabajo que le toca: ganar. La otra parte, la que no depende de lo que haga, será esperar para saber si River no puede en Tucumán.
Además, habrá un torbellino de emociones por la presencia de Diego Maradona. Más allá de las polémicas con la dirigencia, ancladas en su distanciamiento con Juan Román Riquelme (actual vicepresidente del club), Diego pisará otra vez La Bombonera y ahí mismo latirán fuerte el corazón y la memoria de los boquenses.
Habrá, parece, alfombra roja, plaqueta y homenajes varios en la misma cancha donde Maradona desparramó al Pato Fillol en un inolvidable Boca-River y donde, más acá en el tiempo, acuñó una de sus frases inolvidables: «La pelota no se mancha».
En lo estrictamente futbolístico, Miguel Russo hará un solo cambio: entrará el zaguero peruano Carlos Zambrano en reemplazo de Carlos Izquierdoz, que está suspendido por una fecha. Los otros diez serán los mismos que vienen de golear a Colón.
Enfrente estará Gimnasia, que enhebró dos triunfos seguidos y recuperó la ilusión de salvarse del descenso. Y con Maradona en el banco.

Campeón sin copa
Si hoy hay un campeón de la Superliga, sea River o Boca, recibirá la copa recién en su primera fecha como local en la próxima Copa de la Superliga. «Ante distintas versiones, la Superliga Argentina de Fútbol aclara que coronará el campeón de la actual edición en el primer encuentro que juegue como local en la Copa de la Superliga 2020», explicaron los organizadores a través de sus redes sociales. «Si hubiese un desempate -agregaron-, la misma se realizará al finalizar el encuentro definitorio».

Fuente: La Arena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.