Categorías
Sin categoría

El argentino que juega en Hong Kong y el festejo a los 93 minutos, abrazados y con barbijo

El equipo de Jonathan Acosta ganó 2 a 1. Se olvidaron de la pandemia.

Jonathan Acosta fue uno de los pocos argentinos que volvió a jugar al fútbol profesional, luego que la Liga de Hong Kong determinó retomar su actividad, y admitió que la victoria de su equipo Lee Man Warriors al minuto 93 provocó que «todos» se abracen y olviden los cuidados para evitar la propagación del coronavirus.

Acosta, de 31 años y nacido en Isidro Casanova, está en Tseung Kwan, una de las nueve ciudades nuevas de la isla, construida sobre tierras recuperadas en el norte.

Casado y con tres hijos varones (de cinco, cuatro y un año), Acosta explicó que en Hong Kong «no se dejó de jugar», pero sí la Liga Premier había frenado, aunque se competía en diferentes «Copas internas».

Ayer Acosta fue titular en la agónica victoria de su equipo sobre Kitchee por 2 a 1, con un gol a los 93 minutos, que le permitió quedar en el segundo puesto de la tabla de posiciones, tras diez fechas.

«Ganamos en el minuto 93 y nos abrazamos todos, y hay fotos que hasta los del banco de suplentes que tienen que tener barbijos, se los sacaron todos para festejar el gol», reveló.

Acosta, que en Argentina jugó en Talleres de Córdoba y otros clubes del Federal A, reconoció que «los consejos son los mismos que en todos lados», aunque en su caso viaja en taxi a los entrenamientos.

«Cuando llegamos al predio nos toman la temperatura, está muy bien organizado. Entramos de a seis al vestuario y después desinfectan todo, se toman medidas muy buenas fuera, pero después en el campo estamos todos juntos», remarcó.

Y agregó: «En entrenamientos y partidos estamos expuestos a contagiarnos como cualquier persona, pero la Liga quiere continuar, ellos son los que mandan y hay que acatar órdenes».

Por eso, junto a varios compañeros y rivales extranjeros intentaron unirse en el reclamo para frenar la actividad, a raíz de lo que pasaba en otros países del mundo.

«Acá tengo un compañero brasileño, un francés, un ucraniano y un portugués y la primera reacción nuestra fue tratemos de juntarnos para hablar con los otros equipos para nosotros también parar, porque vimos que paraban todas las Ligas, pero decidieron que se jueguen a puertas cerradas», explicó.

Más allá de eso, Acosta, mediocampista ofensivo y que lleva el dorsal «10» en su equipo, reconoció que en Hong Kong se adoptaron medidas a tiempo para evitar la propagación.

«Se vive tranquilo porque desde el día 1 tomó muchas precauciones, ellos dicen que en el 2003 hubo un virus parecido y murió mucha gente, entonces apenas comenzó a circular cerraron fronteras y por suerte no hubo muchos casos», contó. (ESPN y La Nueva.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *