Categorías
Sin categoría

Cuando Argentino dejó grabado su nombre en la historia grande del básquet

Fuente: Oesteba

Nadie en Trenque Lauquen olvidará nunca aquella campaña de básquet del Foot Ball Club Argentino (FBCA) de 1996 que situó a Trenque Lauquen en el mapa provincial de este deporte. Los partidos se jugaban a cancha llena, de pronto en una ciudad futbolera las mesas de café comenzaron a mencionar palabras como “base”, “pivot”, “tantos”, fue una verdadera revolución que pasó como un relámpago pero quedó grabada con letras de hazaña y épica, en la historia deportiva doméstica.

Lo que pocos saben, es que aquel equipo histórico del FBCA pudo haber sido “aquel equipo histórico de Ferro Carril Oeste”, porque la primera aproximación sobre el tema fue entre el entrenador de ese equipo el mítico Oscar Brúa y el recordado Luis García que presidía en aquellos años la entidad Verde. Esa charla inicial, ocurrió en una estación de servicio en la ruta, donde se encontraron por casualidad los dos mencionados, y en momentos en los que Brúa viajaba de La Pampa a Olavarría.

A García le gustó la idea, pero justo en ese momento el club vendió sus instalaciones de la calle Teniente Gral. Uriburu y no tenía gimnasio. Se barajó la posibilidad de alquilar una cancha pero no prosperó y cuando parecía que el proyecto basquetbolístico naufragaba, apareció el recordado ex presidente del Club Argentino Jorge Gallo que tocó el timbre de la casa de la madre de Oscar Brúa que estaba de visita en la ciudad y en el living de esa vivienda se armó un pedazo de historia del deporte local. La conversación fue rápida y próspera, ya estaba en marcha el sueño decano.

“Yo terminaba de dirigir Estudiantes de Santa Rosa. Habíamos ascendido al TNA, me volvía a Estudiantes de Olvarría, paré en la ruta a cargar nafta”, y se dio esa charla con García “hablamos de la posibilidad de armar un equipo local, porque había muchos chicos de La Pampa y Olavarría que no querían irse de esta región” cuenta hoy a OESTE BA Oscar Brúa desde su casa donde cumple con la cuarentena.

Después ocurrió el llamado del FBCA. “Lo primero que pensé era volver a situar al básquet trenquelauquense en el plano provincial y nacional,  era una manera de darle una mano a mi pueblo, armar un equipo para poder competir contra los mejores. Que fuera un equipo referente para los chicos, que permitiera la renovación en las infantiles y juveniles”.

Para Brúa no hay “logros sin sacrificios” y rescató los entrenamientos en doble turno y las horas de gimnasio a la que sometían a los jugadores. “Conocía a los jugadores, no tenía dudas que el equipo iba a andar bien, el club nos dio la oportunidad, había una subcomisión de fierro y un acompañamiento de los directivos del club, se hizo una causa común muy linda y a partir de los resultados se contagió al público y jugábamos a cancha llena, en algunos partidos se vendían más de 1000 entradas, eso no lo esperábamos nunca ni los más optimistas pensaban que eso iba a ser posible en una ciudad donde es pasión el fútbol y el automovilismo”.

EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

La gente empezó a hablar de básquet, “muchos descubrieron el juego y sus reglas en ese momento”, recuerda Brúa.

Tal fue el “aluvión” basquetbolístico que el diario La Opinión y su flamante radio FM Omega decidieron apoyar al equipo y lo siguieron con transmisiones por todo el país. Luis Ramas, fue el relator de aquel entonces, y hoy lo recuerda así ante el llamado de OESTE BA: “Fue algo maravilloso porque nadie esperó que tuviera el auge que tuvo esa transmisión y esa campaña decana. Toda la ciudad siguió al equipo. Anduvimos por toda la provincia, La Plata, Junín, Pergamino, Olavarría y otros”. Verónica del Bueno era la locutora comercial y Giro Luaces, se hizo cargo de los comentarios.

“El relato deportivo es apasionante a mi me dejó una gran pasión ese trabajo, convertir en imágenes las palabras en tiempo real es increíble, agradezco haber sido parte de ese proyecto”.

PARTIDOS ÉPICOS

Brúa avanza en su relato. “Tuvimos partidos épicos ante rivales muy duros que derrotamos, como Argentino de Junín que hoy juega el torneo nacional A perdió en Trenque Lauquen el primer tiempo por 26 puntos, acá cayó Olimpo de Bahía Blanca, Independiente de Zárate, Gimnasia de La Plata, y otros tantos. Perdimos muy pocos partidos en la primera fase terminamos invictos, y llegamos a las finales del torneo”.

El partido más brillante, recordó, “fue con los Indios de Junín que no recuerdo por qué el gimansio estaba cerrado y lo jugamos en la ENET se adaptó el gimnasio, se colocaron tableros, tribunas, etc. con 800 personas con gente colgada de las barandas, vencimos por 20 puntos y ascendimos a un cuadrangular del que participaban, los Indios, Atlético San Miguel y Banco Nación de CABA”. Fue tan épico ese encuentro jugado en la Técnica, que Brúa recuerda que en la plantilla visitante ingresaron Daniel Arejula  y Macelo Duffy, dos ex jugadores del seleccionado nacional.

ASCENSO Y CAÍDA

Ese “ascenso” del equipo fue también su caída. Nunca antes un equipo local había llegado a codearse con esa clase de equipos y en esa instancia. Los costos ya eran elevados y difíciles de sostener, los viajes y los viáticos eran onerosos para un equipo del interior y Brúa recuerda que la comisión de básquet del FBCA decidió no continuar con algunos gastos de refuerzos porque se hacía muy difícil costearlos.

Los apellidos de esa gesta fueron: Gastón Carabajal, Alejandro Goytea, Mauro Rossini, Cholo Igartúa, Cristian Krisli, Gustavo Canabesio, Jorge Fuchs, Darío Reiner, Leandro Favaro, Ricardo Cuello, Hernán Magnasco y Guillermo Cusenier, con la dirección técnica de Oscar Brúa.

“Era una posición entendible, perdimos algunos refuerzos y esos equipos tenían jugadores que incorporaron por los recesos de las ligas nacionales y nosotros quedamos en el camino” fue el final del sueño, pero el nacimiento de una leyenda del deporte local.

Jorge Lépori que ha presidido la Liga de Básquet regional por años, recuerda que siguió al equipo como simpatizante “seguí la campaña como espectador comprando el abono que me vendía Héctor Díaz Tesorero de la Liga, eran noches vibrantes en la tribuna con 1000 personas por noche gritando cada doble desde las gradas que se venían abajo comiendo conitos de papas fritas. Es una gesta digna de destacar” y decidió nombrar a los que pusieron el hombro detrás de escena. “Sé que Giro Luaces coordinó muy bien provisión de alimentos a  jugadores y juntaron muchos fondos y que Oscar Brúa formó un equipazo, lo entrenó de manera profesional en 3 turnos de 4 horas e hizo un gran campaña. Joselo Pereda y Mario Goya fueron planilleros. La verdad que merece una visibilización positiva esa gesta deportiva”, dijo Lépori.

EL PRESENTE

Brúa, que actualmente dirige el equipo de la UTN, dice que en el básquet actual hay algunos elementos que permiten pensar que se puede hacer algo grande nuevamente. “Está en un momento positivo, el nivel va creciendo, hay partidos lindos y con buen nivel en chicos jóvenes en el caso de FBCA me gusta como juega y como los lleva Claudio, también hay cosas lindas en Villegas, Bolívar y Pehuajó”.

“No es fácil hacer un proyecto como aquel de la década del 90, hay que entrenar mucho para conseguir resultados, y es difícil con chicos que trabajan y estudian” pero se podría empezar con un combinado regional dice y se prepara para ver algún partido de básquet que los canales deportivos repiten estos días de cuarentena. Es un hombre que respira básquet y que moldeó un equipo que se metió en la historia grande, donde también ya dejó sellado su nombre y apellido. Para siempre.

Fotos Gentileza Hugo Tiseira y archivo Diario La Opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.