Categorías
Sin categoría

Víctor González, presidente del Club Ciclista. Entre la nostalgia del viejo velódromo y el auge del MTB

El auge del MTB, o ruralbike, para nuestra zona de influencia y caminos rurales es una realidad desde hace ya varios años. Esto ha llevado al surgimiento de nuevos ciclistas que van alternando entre las de montaña y las “flacas” de ruta o pista.

Los amantes de las dos ruedas viven, en este particular momento de cuarentena, del recuerdo. Porque para ellos solo ha quedado la alternativa de recordar, de volver a revivir, esas extraordinarias proezas arriba de las bicicletas solo por medio de la televisión, de los canales de Youtube y muchos aprovechando ese rodaje en los rodillos desde casa.
La temporada 2020 del ciclismo local había comenzado de muy buena manera, con carreras de pista y ruralbike, tanto en Cuero de Zorro como en Barrio Alegre, y a nivel nacional e internacional se pudo disfrutar de muy buenas competencias, pero ya hace un mes que nada nuevo hay para ver, y solo ha quedado la alternativa on line.
Trenque Lauquen cuenta con un Club Ciclista que lleva ya varios años en muy buenas condiciones, desde su creación en 2001 y que tiene, hasta 2021, a Víctor González como presidente, quien en dialogo con este periódico repasó el presente de su institución, remarcó el auge que en la ciudad está teniendo el MTB y recordó al viejo velódromo destacando: “Creo que la nostalgia acrecienta los recuerdos”.

n Más ciclistas
El auge del MTB, o ruralbike, para nuestra zona de influencia y caminos rurales es una realidad desde hace ya varios años. Esto ha llevado al surgimiento de nuevos ciclistas que van alternando entre las de montaña y las “flacas” de ruta o pista. Para algunos se trata de dos deportes diferentes, a pesar del uso de las dos ruedas. “Creo que el que compite en el ciclismo tradicional, el de ruta o pista, lo sigue haciendo. Quizás algunos aprovechan cierta parte de la temporada para hacer carreras de MTB porque además, para los de mejor nivel, hay muy buenos premios económicos. Pero el crecimiento del rural bike ha sido muy grande, en la ciudad es mucha la gente que se ve que sale a andar y que se anima a competir”, dice González que además agrega: “En la tierra la velocidad es otra, por el terreno mismo, en cambio en el velódromo se suele ir a 60 kilómetros. Pero creo que el circuito sigue siendo más seguro que la tierra o ruta, aunque uno debe acostumbrase a correr en él. Y para la gente grande que está comenzando con el ciclismo, como muchos lo han hecho, es más fácil con la bici de montaña, porque además es algo que se puede usar para todos los días, con una rutera no es nada lindo ir al supermercado”.

n Tiempo de nostalgias
En momentos donde los recuerdos afloran, las memorias del viejo velódromo surgen. “Creo que la nostalgia acrecienta los recuerdos” dijo el entrevistado que cuenta el por qué de esa mística sobre el trazado que estaba ubicado en el acceso García Salinas. “Fue una época donde la gente que construyó ese velódromo, que primeramente fue de tierra, trabajó mucho, luchó mucho por ese espacio y han quedado en la historia de este deporte. Pero también era una época con menos actividad deportiva en la ciudad, y cuando se hacia una carrera llegaban los mejores ciclistas del país, con pruebas nacionales y un velódromo siempre lleno de espectadores”, marca.
Ahora todo eso cambió, las carreras se multiplican por la zona y región, y para los organizadores no es tarea sencilla lograr un calendario fijo. Deben luchar con la competencia, con los valores en premios y lograr a la vez un rédito económico. “Siempre hay que tener en cuenta a la hora de poner una fecha si no hay otra carrera grande por la zona. Es por eso que estamos en contacto con la gente de Santa Rosa, Nueve de Julio, Pehuajó, Carlos Casares o General Villegas, que es de donde siempre vienen los ciclistas y hacia donde van los de acá. Pero pensar en una carrera o campeonato nacional es muy difícil para un club como el nuestro, lleva mucha organización y desde la Federación se terminan quedado con gran parte de lo recaudado. Este año la primera carrera que hicimos en el velódromo tuvimos unos 110 ciclistas, fue muy buena”, destacó.

n Trabajos en el Club
González tiene mandato frente a la institución hasta 2021. Como suele ocurrir en los clubes de la ciudad, y más con uno como el Ciclista donde solo se tiene un deporte, la conformación de una Comisión Directiva es un arduo trabajo. “Estamos siempre los mismos, que vamos rotando. De a poco se suman algunos chicos nuevos ya que se tiene que dar esa renovación. Con Horacio Miraz somos los más viejos”, dijo quien lamentó la pérdida Ruben Villani remarcando: “Era el Protesorero de la Comisión, pero además un gran amigo y un constante colaborador del ciclismo local”.
Asimismo agregó que a mediados de año habrá una renovación en la CD. “La Comisión se renueva de forma parcial en julio, tras la Asamblea, y la otra mitad es en el 2021. Además de los integrantes tenemos gente que siempre colabora y ayuda con el Club, como Mauricio Marchesi, Oscar Cueli, Gustavo González, Leandro Brisoliz, Hugo Ripamonti. Gente que siempre ha andado en bici, y tratamos de ir sumando nuevos para que colaboren con la vieja guardia”, explicó. Pero sostuvo que cada año es difícil sumar adeptos enfatizando: “Es algo que ha costado históricamente, siempre estamos los mismos en la Comisión. Cuesta un poco que se animen a colaborar a pesar de que el Club está en una buena situación económica”.
La institución tiene un predio grande y que necesita de un constante mantenimiento. “Son casi dos hectáreas y media. El solo hecho de cortar el pasto lleva su tiempo, además del mantenimiento del trazado y las luminarias. Cuando el velódromo se construyó se le puso lo mejor de lo mejor en luces. Ahora ya hemos cambiado a leds, con una inversión de unos 330 mil pesos, porque la vida nocturna del trazado en verano es importante”, destacó el dirigente.
En cuanto a los socios dijo que se está trabajando para lograr la habilitación del salón. “Seguimos con algunos detalles en la habilitación que por suerte nos ayudó la Municipalidad. El salón es algo que los socios pueden utilizar con un descuento, está muy bien equipado, con todos los servicios y siempre es un buen lugar para reuniones familiares”.

n Pruebas callejeras
En Trenque Lauquen las pruebas callejeras también eran un gran entretenimiento para todos pero que con el paso de los años se dejaron de realizar. Aunque desde la institución confirmaron que hay planes para volver a estas carreras. “El año pasado íbamos a tener una etapa clasificatoria de la Doble Bragado. Luego esa carrera se suspendió por falta de autorización provincial. Pero nosotros ya habíamos pensado varios circuitos callejeros, siempre hablando con la Municipalidad. Uno era en el centro, tomando el acceso Garcías Salinas, otro por la Tres de Caballería y otro por el acceso Perón y el Rodríguez Mera. Pero la logística de estas carreras son muchas. Se necesitan muchos permisos, municipales, policía, cerrar calles, contar con accesos de ambulancia al Hospital, muchos puntos para tener en cuenta. Pero la idea sigue vigente. Quizás haremos alguna carrera más chica, con un circuito de unos 2 kilómetros, pero es algo que queremos llevar a cabo”, señaló el entrevistado.

Fuente: Diario La Opinion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.