Categorías
Sin categoría

Guillermo Villalobos se mantiene en movimiento pensando en volver

Fue, es y será uno de los mejores de la ciudad

¿Se puede pensar en un Villalobos corriendo a gran nivel en el 2021? A este interrogante el atleta respondió: “Sería muy lindo estar en Reyes”.

Guillermo Villalobos fue, es y será uno de los mejores atletas que ha dado la ciudad. A sus (casi) 40 años, este admirador de Ulises Sanguinetti y de la elegancia de Cristian Alfonsín, dialogó con este medio y recordó cómo fue esa noche del 11 de enero de 2014 cuando el Maratón de Reyes “Camilo Martino” celebraba su 48º edición y él conseguía su gran premio, ese que había buscado desde el 2006, siempre debiendo batallar ante atletas más fuertes y experimentados.
Villalobos tuvo la “mala fortuna” de haber sido contemporáneo de Rubén Schejtman y Gonzalo Zabala, dos de los más fuertes en de la ciudad del 2000 al 2020. Eso lo obligó a tener que estar siempre en el podio de Reyes. Algunas noches en el segundo lugar y otros en el tercero. Pero esa edición del 2014 tuvo su merecido premio. No solo se impuso entre los locales, sino que logró estar entre los diez mejores del clasificador general, situación que era muy difícil en el atletismo moderno para nuestros corredores. Además de lograr su mejor marca en esta querida competencia.

n Trotes y ejercicios
Pero Villalobos, de trote elegante y estilizado, no ha sido un corredor regular. Debido a su trabajo y los entrenamientos exigentes, algunas temporadas estuvo fuera de competencia. Desde hace un par de años no se lo ve por Maratón de Reyes, por lo menos corriendo a gran nivel, pero confirmó: “Me mantengo entrenado, siempre con algunos trotes y ejercicios, para que cuando me agarren las ganas de entrenar fuerte no estar tan lejos”.
En el ambiente del running local las “apuestas” están a la orden del día. Villalobos en el 2021 deberá debutar en la primera de las carreras del Maratón de Reyes, la destinada a los “veteranos” mayores de 40 años y, un Villalobos en gran nivel, puede ser candidato al triunfo. Esto él lo sabe. “No descarto volver a correr. Sería muy lindo estar en Reyes”, señala.

n Un descanso
En la edición del 2014 Villalobos logró su triunfo, pero en el 2015 volvió a estar en el segundo puesto entre los locales, detrás de su “rival y amigo” Rubén Schejtman. Tras esa carrera Villalobos no volvió a correr de manera “fuerte”. Se lo ha visto participar en Reyes, y aunque logra estar entre los diez mejores del clasificador de los locales, lo ha hecho a “media máquina” y solo con el objetivo de disfrutar del evento.
Villalobos contó el por qué de ese bajón en las ganas de competir con intensidad. “Fueron muchos años compitiendo y entrenando fuerte y de luchar siempre contra la corriente. Ese año se me dio que pude descansar bien la semana previa a Reyes y así hacer una muy buena carrera. Pero es difícil mantener un entrenamiento fuerte durante todos los días durante varios años, porque uno se levanta a las 4 de la mañana para ir a trabajar, hace fuerza todo el día, y luego hay que seguir entrenando. Es mucho el sacrificio y el cuerpo no es que gana, el cuerpo pierde y se desgasta”, afirma.

n Desde 2005
Comenzó a competir en el 2005, aunque ese año no logró estar entre los mejores de la ciudad en Reyes. Fue en el 2006 donde ya se mostró entre los diez (ver tabla). “Mí carrera deportiva nunca fue regular, siempre entrené y competí de manera discontinua, parando algunos meses y eso se debió siempre al desgaste laborar. Por suerte siempre conté con el apoyo de mi mujer y los chicos, pero entrenar día a día para estar en un alto nivel es muy desgastante”, afirma.
Durante su estadía en el alto nivel debió batallar contra los mejores de la ciudad, desde Matías Velázquez, a Gonzalo Zabala y Rubén Schejtman. En los últimos años también contra el juvenil Marcos Gómez Kistner. “Siempre corriendo contra ellos, unos guerreros totales, tanto Gonzalo como Rubén. Y eso era lo que me hacia también mantenerme, querer entrenar fuerte, para poder buscarlos en cada carrera. Esa lucha me mantenía activo”, dijo.

n ¿Hay futuro?
¿Se puede pensar en un Villalobos corriendo a gran nivel en el 2021? A este interrogante el atleta respondió: “Sería muy lindo estar en Reyes. La idea siempre está en mi mente y es por eso que trato de estar entrenado, no al cien por ciento, pero estar en movimiento y preparado para que el día en que me agarren esas ganas de entrenar fuerte no estar tan lejos y no cueste tanto”.
Los 7.500 metros de Reyes es su distancia preferida y entre algunos asuntos pendientes no descartó correr los tan temidos 42 kilómetros. “Son pocas las carreras de 7.500 metros pero hasta los 8 kilómetros voy bien. Ya los 10k me cuestan, y siempre tuve ganas de poder correr un 3.000 o 5.000 en pista. Sobre los 42k, la verdad es que nunca se me pasó por la cabeza esa idea de correr tantos kilómetros. Admiro a los chicos de la ciudad que corren esas distancias, son unos genios, y ahora uno piensa en que entrenando bien y haciendo bien las cosas quizás algún día me anime a correr, pero solo para decir que corrí un 42k”, comenta.
Por estos días de aislamiento social, preventivo y obligatorio Villalobos realiza unos mínimos entrenamientos en su casa con “sentadillas comunes y con saltos, gemelos, brazos, solo para mantener el movimiento”.
Mantenerse en movimiento es la clave para Villalobos y para todo el atletismo local, que espera con ansias verlo correr a gran velocidad en su querida Maratón de Reyes.

“Ahí me di cuenta que tenía para mucho más”

La noche del 11 de enero de 2014

Repaso histórico de la edición 48º del Maratón de Reyes “Camilo Martino”, el 11 de enero de 2014.
Como novedad para este año, se realizó un pequeño cambio en el circuito, se desplazó una cuadra hacía el centro, mejorando el tránsito vehicular durante la prueba sobre la calle Uribarri, que ahora quedó fuera del trazado.

Matías Roth, el atleta de Carmen de Patagones, se quedó con el primer puesto. El segundo lugar fue para Natalio Pensa, mientras que Agustín Cichilitti se ubicó tercero. Entre los locales, Guillermo Villalobos fue por primera vez el primero, le siguieron Rubén Schejtman y Marcos Gómez Kistner.
En la primera, para veteranos, una dura lucha entre Antonio Ibáñez, Víctor López y Carlos Ossola, que se definió recién en los últimos 800 metros a favor del “Mono” Ibáñez. En tanto, el mejor local como siempre fue Matías Velázquez. En damas destacadísima performance de Nadia Rodríguez, que se metió entre los cinco primero hombres. Y entre las locales se repitió el podio de la última edición, con Pamela Araneo, Paola Griffa y Natalia Velázquez.

n Recuerdos
Villalobos recuerda esa gran noche. “Esa semana descansé muy bien, solo troté tres días, así que esa noche tenía las piernas como nuevas y me sentía muy confiado. Esa noche me di cuenta que tenía para mucho más”, señala.
Los primeros kilómetros fueron rápidos. “Traté de concentrarme en mi ritmo, no seguir a los de adelante porque sabía que iba a pagar las consecuencias más arriba. Me acuerdo que el kilómetro 2 lo pasé en 6’06’’ a 3’03’’ de media. Luego empecé a acomodar el ritmo y relajarme. Los 5k en unos 15’20’’ y preparado para el tramo final. Había que hacer el martillo y retomar la Wilde para ir otra vez hacia el Municipio”, apuntó.
Esos metros finales fueron inolvidables para Villalobos, que señala: “Una vez que pasé las vías me sentí muy bien y empecé a acelerar. Allí pude pasar a algunos y poco a poco la gente me empezó a gritar que venía décimo. Eso era una locura, yo venía muy bien, pero siempre tenés el miedo que en los metros finales te pase alguien por atrás, pero no, fue una adrenalina tremenda y puede meterme décimo, algo que nos costaba a los atletas locales”.
Su tiempo final fue de 23’17’’. “No me lo olvido más. Es mi mejor marca”, sentenció Villalobos.

Fuente: Diario La Opinion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.