Categorías
Sin categoría

Marcos Gómez Kistner, profesor y atleta

Los primeros días de la cuarentena fueron críticos para todos. Un momento en que el Profesor Marcos Gómez Kistner también se sintió desorientado pero fue allí donde buscó llevarles tranquilidad a sus alumnos y a la comunidad. Fue de los primeros en lanzar una serie de videos a las redes sociales para fortalecer los músculos en casa. Ahora comparte un video diario con sus alumnos a quienes les pide una cierta tranquilidad y compromiso con el momento que se está viviendo.
Pero Marcos Gómez Kistner es además de todo, un atleta. Uno de los mejores que tiene Trenque Lauquen. En el 2019 tomó dos decisiones fuertes en su carrera deportiva. Dos decisiones que hicieron mucho ruido en el ambiente. Una de ellas la de debutar en los 42k del Maratón Ciudad de Buenos Aires argumentando que “debía aprovechar ese memento, venía bien, había corrido los 30k y no sabía cómo iba a estar el año que viene (por este 2020) y qué disponibilidad de tiempo iba a tener”, recuerda Marcos de ese 2019. La otra decisión, tomada a fines de año y comienzos del 2020 fue la de no correr Maratón de Reyes, cuando era uno de los candidatos locales “hoy en día a veces me cuestiono esa decisión, porque ahora uno tiene muchas ganas de correr, pero en ese momento sabía que era la decisión más acertada. A mí me gusta correr Reyes al cien por ciento y no estaba para hacerlo”.
Dos decisiones fuertes, y sin dudas acertadas, ya que ambas fueron tomadas luego de un arduo análisis personal.
Hoy Marcos Gómez Kistner pasa sus días entrenando virtualmente a sus alumnos del grupo Magava. Toma este momento tan especial con mucha tranquilidad y la filosofía de que “seguro que algo vamos a aprender de todo esto, vamos a salir fortalecidos”. Un diálogo con este joven trenquelauquense dividido en Marcos, Profesor y Marcos, Atleta.

Marcos, profesor
Amante del entrenamiento para Marcos Gómez la cuarentena se volvió un desafío. “La primera semana costó adaptarse y entenderlo, ya hoy en día uno está más adaptado a la cuarentena, se puede entrenar en casa y además guiar a mis alumnos”. Pero dicha cuarentena ha llevado a un sobre entrenamiento, o entrenamiento desmedido, perjudicial para las personas.
“Ocurre que la gente dispone de mayor tiempo y es ahí donde cometemos errores, por eso es muy importante organizarse, tanto para el entrenador como para deportista. Es decir, hay que organizarse en los días, en unos hacemos ejercicios de técnica de carrera, en otros trabajamos zona media, pero no hay que terminar con la sensación de estar agotados, no es ese el objetivo, creo que más que nunca hay que estar tranquilos. Sabemos que los trabajos de flexibilidad son los más aburridos, pero si uno lo planifica y se compromete a cumplirlo, eso genera una satisfacción en el cuerpo y además se siente que algo se hizo en el día”.

 Hay que cuidarse
Marcos confiesa que el mejor mensaje que puede darle a sus alumnos es que “hay que cuidarse y tratar de no lesionarse. Ya habrá tiempo para planificar alguna competencia, pero hoy en día hay que lograr un equilibrio de entrenamiento abocado a la salud. Podemos entrenar pero en casa, nos tenemos que quedar en casa”. Sobre cómo piensa que será la vuelta a las calles, dice: “Creo que deberemos hacer un par de semanas de adaptación cuando eso ocurra. Y nos vamos a tener que olvidar del ritmo y los tiempos que veníamos haciendo”.

Marcos, atleta
En el 2019 Marcos Gómez Kistner debutó en la distancia de los 42 kilómetros. Eligió el Maratón de Buenos Aires, corrido en el mes de septiembre. Mucho tiempo ha pasado ya desde su primera carrera en 2010. “El año pasado planificamos con mi entrenador la larga distancia y los 30k de Buenos Aires fueron muy buenos. Terminé con buenas sensaciones, sentí que hice mi mejor carrera y me dio energía para encarar los 42k. Personalmente para este 2020 tenía algunos proyectos y por eso sabía que ese era el momento de correr los 42”. Decisión más que acertada para Marcos con un debut auspicioso marcando 2h45’. En cuanto a este 2020 y las carreras sentenció “no creo que este año se haga porque ya queda fuera del calendario. Y si se llega a hacer, quizás en el verano, que no es una buena época, tampoco hay tiempo para entrenar”.

La noche en que todo comenzó. Fue un sábado 8 de enero de 2011
En clases.

El no a Reyes
A comienzos de año, Marcos pegó el portazo diciéndole que no al Maratón de Reyes cuando era uno de los candidatos junto a Rubén Schejtman, que sería el ganador y Alexis Morales, el escolta. Ahora en cuarentena “hay días en que me cuestiono un poco esa decisión porque hay muchas ganas de correr. La ultima carera que hice fue en diciembre, pero en ese momento fue la decisión más acertada. A mí me gusta estar diez puntos para correr Reyes y no lo estaba. Por cuestiones personales, no había podido entrenar bien y por eso decidí no correrla. La pude vivir desde afuera, disfrutando de mis alumnos, algo que nunca había podido hacer”.
Para los trenquelauquenses es la carrera más importante. Marcos Gómez ha estado en el podio local cada vez que la ha corrido, salvo en su debut del 2011 que fue séptimo (ver recuadro). Una prueba donde el juego en equipo se debe fortalecer y las presiones juegan un papel importante. “Siempre hay presión en Reyes, pero para algunos esa presión juega a favor y a otros en contra. Schejtman es un atleta que bajo presión les gana a todos. Este año gana por el corazón que tiene, fue sufriendo toda la carrera. En cambio, a mí la presión me juega en contra y es algo que lo estoy trabajando porque el papel psicológico es tan importante como el físico.”

Del fútbol a las calles
Como una gran mayoría de atletas Marcos también dejó el fútbol por el atletismo. A la par del inicio de sus estudios de Profesor de Educación Física, comienza con el atletismo en 2010 siendo parte de una Maratón de Raúl González. “Me acuerdo que se hizo en el Parque y ese día almorcé asado unas horas antes de la carrera. Después en el 2011 corrí mi primer Maratón de Reyes y en el 2012 debuté en los 21k de Santa Rosa. Era muy chico para esa distancia, tenía 18 años, pero la disfruté mucho porque nunca había corrido tanto. Cuando empecé a correr me acuerdo que estaban Rubén Schejtman, Matías Velázquez, Guillermo Villalobos, Eladio Helguera, a los cuales me llevó tiempo poder correr a la par de ellos, pero fueron personas que me marcaron un camino al comienzo”.
En el 2019 tuvo su mejor Maratón de Reyes corriendo a la par de Rubén Schejtman “fuimos tirando con Rubén hasta casi los metros finales donde él se me despegó. Creo que mi mejor marca está en los 24’40” y todavía hay más para mejorar, hay muchos factores que corregir y así hacer a diferencia. El objetivo es bajar un minuto, estar entre los 23’30”. Con una marca así es posible meterse entre los diez primeros de la general”.

A no perderse
Entre sus consejos preferidos es el de no saltar etapas. “Mejorando en 5 kilómetros se mejora en 10, mejorando en 10 se mejora en 21 y mejorando en 21 se mejora en 42”. Primero hay que mejorar las pequeñas distancias para saltar a los 21 y 42k. Hoy en día el marketing es muy fuerte y lleva a quemar etapas”. Por último recordó algunas anécdotas de “perdidas en carrera” repetidas en varias pruebas.
Marcos tiene un récord particular de perderse en las competencias, pasarse de largo en una curva, tanto en calle como montaña y lo recuerda entre risas: “Tengo como cinco de esas, pero la más particular fue la de un Seis Ciudades en Trenque Lauquen. Fue una carrera donde junto a Néstor Vega diagramamos el circuito, yo lo había medido con la moto, me lo sabía de memoria. Me acuerdo que venía corriendo con Gonzalo Zabala, él hacia los 5k y yo los 10k, y cuando teníamos que doblar por la Sarmiento a la izquierda yo sigo de largo, hice como media cuadra hasta que Gonzalo desde atrás me chifló. En montaña también, en Villa Ventana me perdí pero pude remontar una vez y en otra no, en Tandil, en unos 11k, me pasó que venía con un grupo y no me quería alejar para no perderme. Y en Santa Rosa, cuando se corren los 42, también hay 21 y 10, hay varios circuitos, y yo iba para los 10 y no se si no me avisaron o no escuché pero me pasé de largo en una curva en U y a partir de ahí ya no podes acomodar ese error. Hoy los recuerdo con alegría pero en ese momento sentís una gran frustración”.

Fuente: Diario La Opinion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.